Cenas de empresa

18-12-2015

Aprende una estrategia para no pasarte y disfrutar de la cena de empresa o cualquier otra celebración.

Lo que suelen aconsejar es no beber alcohol, comer poquito o evitar el postre, pero esos consejos deberían drinkllamarse ”como no pasarlo bien en una cena”, no me imagino en la cena de la empresa o la boda de un amigo pensando en la comida o en no tomarte un gin-tonic o un copa de whisky. No hay que olvidar que estos eventos son momentos especiales y tus hábitos alimentarios también pueden tener en cuenta los días especiales.

El principal problema que te puedes encontrar es que todo te parezca muy apetitoso, así que normalmente te recomiendan merendar mucho antes del evento para que cuando llegues al cocktail no tengas hambre, sin embargo, nuestro objetivo es pasarlo bien por ser un día especial, así que dos días antes nos prepararemos, en lugar de estar sufriendo en la celebración.

Como norma general para tener buenos hábitos alimentarios hay que pensar en conseguir hábitos regulares, pero en este caso vamos a hacer un balance de calorías, proteínas y grasas de 4 días. Intentaremos disminuir grasas y calorías antes y después de la celebración ya que ese día el balance habitual se dispara.

Nuestro objetivo es pasarlo bien por ser un día especial, así que dos días antes nos prepararemos, en lugar de estar sufriendo en la celebración.

2 días antes de la cena de empresa:

Empezamos evitando cualquier tipo de grasa, prohibido comer cualquier carne o embutido graso, queso, fritos o productos industriales tipo chips o bollos. Este día comeremos más proteína de la normal, jamón york, atún, huevo cocido, filete de pollo a la plancha acompañando con verduras y ensalada. Además importante obligarnos comer 5 piezas de fruta, esto conlleva que en desayuno, media mañana, comida, merienda y cena debemos sustituir algo por una pieza de fruta. Es decir si normalmente me como tres filetes de pollo con ensalada, quito un filete y como una naranja.

 

1 día antes de la cena empresa:

Ayer comiste más proteína de la habitual y seguramente que el día de la boda también lo harás, así que para mantener el balance semanal, hoy toca hacer un esfuerzo y comer más vegetales de lo que estás acostumbrado. Un día es un día y tienes un objetivo, así que exígete todo lo que puedas. Evita comer productos de origen animal este día, puedes comer legumbres sin carne y para cenar ensalada campera o parrillada de verduras por ejemplo. Este día es importante que también acompañes con fruta que te aportará saciedad.

El gran día: Ya has reducido la ingesta calórica y grasa por dos días, si la celebración es de noche, para comer ese día vuelve a evitar una comida suculenta o demasiado proteica, de nuevo cualquier plato con vegetales es la mejor opción, en el evento tendrás grasa y proteínas de sobra. En la cena solo disfruta, aunque con cabeza, no comas 3 pedazos de tarta y no te pases con el alcohol.

 

El día siguiente a la cena de empresa:

De nuevo hay que balancear, volveremos a evitar la grasa como el primer día. La noche de la celebración habrás pasado por un pico hiperglucémico, así que el día siguiente te entrará hambre de golpe, preveelo y plantéate comer en cinco ocasiones a lo largo del día, para esto suele ayudar un pequeño bocadillo de pavo, pepinillos y cebolletas, fruta, un yogur desnatado, algunas galletas integrales sin azúcar o tostada de pan integral con tomate.

Ya está, ¡prueba superada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SÍGUENOS