Alternativas a la tradicional cena de empresa

14-12-2016

Cambiar la mesa de la oficina por una mucho más apetitosa, comprobar que los compañeros del departamento de enfrente tiene piernas y no son solo un busto, volver a ver a tu jefe haciendo gracias o elegir modelazo para dejar a tus colegas con la boca abierta. Como el turrón vuelven a la empresa las cenas de navidad, un clásico a la altura del Barça- Madrid.

Está claro que todos los clásicos lo son por algo pero ¿por qué no atrevernos a renovar el formato de las cenas de empresa? Se puede mantener la esencia y darle un pequeña vuelta para que sea más original y sorprendente. Seguro que si lees bien las siguientes ideas propones alguna de ellas en el próximo comité de empresa.

 

ALTERNATIVAS A LA TRADICIONAL CENA DE EMPRESA

1. Saca el Master Chef que llevas dentro. Si quieres demostrar a tus compañeros que la cocina se te da tan bien como los números ésta es tu oportunidad. La propuesta consiste en asistir en equipo a unas clases de cocina en las que aprenderéis técnicas y recetas navideñas originales de la mano de un cocinero mientras preparáis el menú que comeréis vosotros mismos en la cena de empresa.

Además de crear equipo, fomentar la comunicación y las buenas relaciones entre colegas en un ambiente distendido podréis comprobar quién de vosotros es el más cocinillas.

2. Showcooking. Si eres de los que disfruta más comiendo que cocinando, toma asiento y disfruta del espectáculo. La propuesta es sencilla, observar como un chef profesional cocina para ti y tus colegas, os explica cada paso y os abre el apetito mientras disfrutáis de un aperitivo. Al final degustareis de todos los platos y podréis sacar el Chicote que lleváis dentro alabando o criticando el resultado.

3. Cambiar el evento de hora. Un desayuno o brunch de empresa es una buena alternativa para los que son más diurnos. Seguro que acude más gente a la convocatoria y puede organizarse tanto en alguna sala de la oficina como en algún lugar fuera. Todos los días no se desayuna con un Bloody Mary o una copa de cava.

4. Organizar un picnic. Romper la formalidad de mesa y extender el mantel de cuadros en un parque a la hora de la comida para compartir un buen rato con tus compañeros. Puede que no sea la mejor época del año pero hay lugares en los que no hace especialmente frío y con unas mantas se puede organizar un picnic muy molón, comida traída en cestas, unos cojines y a disfrutar de la mañana. Hay verdaderas delicias inspiradas en comida rápida que pueden convertirse en un menú adecuado para un día al aire libre.

ALTERNATIVAS A LA TRADICIONAL CENA DE EMPRESA

 

Más tarde, podéis volver a la infancia por unas horas y organizar algunos juegos, yincanas, etc.

5. Barbacoa en una finca. Si Giorgi Dan le dedicó canción que ha pasado de generación en generación es porque una barbacoa es una apuesta segura. Una actuación en directo, una buena selección de ingredientes para asar y voilá evento listo.

6. Una ruta de tapas. ¿Por que no llevar a cabo la cena de empresa en varios sitios? Podéis escoger varios lugares míticos de tapeo e iros de cañas o vinos. Hay empresas que organizan tours gastronómicos en bares históricos de la ciudad. Un guía puede acompaños mientras probáis las tapas más típicas de cada sitio y os aporta datos curiosos e históricos sobre el bar.

Es una idea mucho más informal y desenfadada, eso sí, no vale hacer una bomba de humo entre tapa y tapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SÍGUENOS